Trastornos del movimiento

Los trastornos del movimiento son enfermedades neurológicas que causan problemas con el movimiento, como:

Aumento del movimiento que puede ser voluntario (intencional) o involuntario (no intencional)
Disminución del movimiento voluntario o movimientos más lentos
Existen muchos trastornos del movimiento diferentes. Algunos de los tipos más comunes incluyen:

Ataxia: Pérdida de la coordinación muscular
Distonía: Contracciones involuntarias de los músculos que causan torsiones y movimientos repetitivos. Puede ser dolorosa
Enfermedad de Huntington: Afección hereditaria que provoca el desgaste de algunas células nerviosas del cerebro. Estas incluyen las células nerviosas que ayudan a controlar los movimientos voluntarios
Enfermedad de Parkinson: Afección que empeora con el tiempo. Causa temblores, lentitud del movimiento y problemas para caminar
Síndrome de Tourette: Enfermedad que causa que las personas que la sufren realicen movimientos o sonidos fuera de lo normal, llamados tics
Temblor y temblor esencial: Causan sacudidas no intencionales en una o más partes del cuerpo
Las causas de los trastornos del movimiento incluyen:

Genes
Infecciones
Medicinas
Daños en el cerebro, la médula espinal o los nervios periféricos
Trastornos metabólicos
Derrame cerebral o problemas circulatorios
Toxinas
El tratamiento varía según el trastorno. La medicina puede curar algunos de ellos. Otros mejoran cuando se trata la enfermedad subyacente. Sin embargo, con frecuencia no hay una cura. En ese caso, el objetivo del tratamiento es mejorar los síntomas y aliviar el dolor.