Efectos de un programa de ejercicio físico multidimensional personalizado en síntomas motores y cognitivos de la enfermedad de Parkinson.

https://neuroprisma.com/effects-of-a-personalized-multidimensional-physical-exercise-program-on-motor-and-cognitive-symptoms-of-parkinsons-disease/

Se estima que la Enfermedad de Parkinson afecta del 2% al 3% de la población mundial mayor de los 65 años de edad, presentándose de manera más frecuente en grupos etarios de mayor edad, por lo que la edad, es factor de riesgo, aunado a otras variables genéticas, ambientales, y biológicas. Sus caracterización clínica comprende síntomas como bradicinesia, temblor en reposo, rigidez, e inestabilidad postural, constituyendo dichos síntomas la piedra angular para su diagnóstico. Sin embargo hay un abanico de posibles manifestaciones sintomáticas amplisimas que van desde síntomas neuro psiquiátricos como ansiedad y depresión; síntomas autonómicos como somnolencia excesiva diurna, disfunción eréctil y estreñimiento; síntomas cognitivos como falla cognitiva, falla atencional, déficit visuoespacial, fallas de memoria,entre otros, denotando así una enfermedad de una heterogeneidad que demanda intervenciones desde modelos de atención interdisciplinaria a fin de dirigir los resultados a un mejor pronóstico.

Adicional a las intervenciones farmacológicas, las intervenciones no farmacológicas prometen efectos benéficos que en conjunto a los tratamientos farmacológicos, pueden sinergizar los resultados terapéuticos en la EP, por lo cual la investigación clínica de este tipo de intervenciones posiciona a distintos tratamientos como la fisioterapia, la estimulación cognitiva, el entrenamiento físico, tai-chi, tango y yoga como parte del arsenal terapéutico dirigido a la atención de la Enfermedad de Parkinson.

Si bien, la evidencia de intervenciones en fisioterapia y entrenamiento físico aumenta en la literatura, desde investigación en modelos animales y ensayos clínicos enfocados a este tipo de población, mismos que evidencian efectos neuroprotectores y restaurativos, así como mejoría en funcionalidad motora y cognitiva, aún hay dificultades en establecer un consenso metodológico que brinde mayor claridad en los resultados y análisis implementados en esta línea de investigación, para lo cual es necesario redoblar esfuerzos e implementar modelos de intervención basados en programas de ejercicio que estimulen múltiples dimensiones según la evidencia clínica y académica. Con base en esto se hipotetiza que un programa de intervención de esta naturaleza puede mejorar el funcionamiento motor y cognitivo en sus múltiples dominios, lo cual es el fin de este estudio.

Pueden participar:

El paciente puede participar libremente del protocolo de investigación, así como terminar su participación en caso de:
Presencia de enfermedad o condición que ponga en riesgo su funcionalidad o salud.

  • Mayores de 18 años.
  • Con diagnóstico de Enfermedad de Parkinson con especialista.
  • Al menos cuatro años de diagnóstico.
  • Tratamiento óptimo.
  • Cumplimiento de dosis y horarios de medicación.
  • Capacidad de seguir las indicaciones para las pruebas de la batería de investigación.
  • Capacidad de entender y firmar el consentimiento informado.

El paciente puede participar libremente del protocolo de investigación, así como terminar su participación en caso de:

  • Presencia de enfermedad o condición que ponga en riesgo su funcionalidad o salud.
  • Deseo del paciente de salir del estudio

*Los voluntarios que busquen ser candidatos a participar en los protocolos de investigación podrán acercarse a cualquiera de los especialistas PRISMA para mayor información y verificar el proceso de elegibilidad.

Regresar a Investigación