Cuidadores y Familia en Alzheimer, Cuidadores y Familia en Parkinson, Talleres cuidadores

Convirtiéndome en Cuidador

En nuestra sociedad cumplimos diferentes roles, somos hijos, padres, hermanos, trabajadores, pareja, amigos…en resumidas cuentas, una amplia variedad. Esto nos permite saber las funciones que tenemos en cada una de las áreas de nuestro día a día; Sin embargo, hay ocasiones en donde aparecen circunstancias en la vida que nos replantean esta premisa.

¿Qué sucede cuando en un abrir y cerrar de ojos alguien (llámese padre, madre, pareja) se ha vuelto dependiente de nosotros? Cuando la persona que conocías fuerte e independiente, cada vez te pide más ayuda en el día a día.

Esta situación podría generar sentimientos que parecen ser confusos; ya que la continuidad de la rutina nos demanda el ir adquiriendo nuevas responsabilidades o nuevos roles:

“Nos guía a convertirnos en cuidadores”

Al obtener este nuevo rol, seguramente, hay una duda constante que ronda en tu mente:

“¿Lo estoy haciendo bien?” La respuesta es SÍ.

Evidentemente no existe un instructivo en donde se nos enseñe a ser el cuidador estrella debido a que cada caso es distinto y único; no obstante, tú eres la persona adecuada para cumplir esta misión, ya que actúas desde el amor y la comprensión hacia tu ser querido, convirtiéndote en el experto a las nuevas demandas que se presenten.

Ahora bien, una vez que ya hemos asumido nuestra nueva misión, lo siguiente es descubrir qué tipo de cuidador somos

Es importante mencionar que aunque existan diversos “tipos” de cuidador, todos son significativos para la vida del paciente, ninguno es mejor o peor, simplemente es un sistema de adaptación a la rutina diaria; de igual manera estos roles no son permanentes, pueden (y deben) variar, evitando así un burnout (agotamiento por estrés) en los familiares.

  • Cuidador primario: Es la persona que asume la responsabilidad en la atención y cuidados diarios del paciente, es quien le acompaña la mayor parte del tiempo.
  • Cuidador de apoyo económico: Es el miembro del entorno del paciente que tiene menos posibilidades de hacerse cargo de un cuidado diario, sin embargo, aporta un sustento económico para el cuidado del paciente.
  • Cuidador ocasional: Es la persona que puede desarrollar los dos roles anteriores durante diferentes momentos, se le llama ocasional porque generalmente son familiares que residen lejos del paciente y solo lo pueden atender en fechas concretas.

Estas son las tres principales “categorías” que se pueden presentarse en el camino de convertirse en un cuidador, no obstante como ya se mencionó al inicio, cada caso es único; dando pie a que estas funciones puedan extenderse o variar.

Es importante mencionar que al ser cuidador no estás solo en esta misión; el 80% de las personas con alguna enfermedad neurodegenerativa, son cuidados por sus familiares.

Por esta razón, los especialistas de la salud estamos trabajando para poder crear conciencia en donde recordemos tanto a los nuevos cuidadores como a los que ya tienen tiempo en este camino; que es sustancial estar atentos a su cuidado personal, puesto que existe una tendencia a olvidarse de sí mismos.

Como en cada rol el cuidador tiene derecho a ser escuchado y apoyado en todo momento, permitiéndole seguir en esta práctica desde el amor, la paciencia y el aprendizaje diario.

PSIC SOFÍA GONZÁLEZ GARCÍA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .