Cuidadores y Familia en Parkinson, Fisioterapia en Parkinson

Cómo disminuir el riesgo de caídas en una persona con Enfermedad de Parkinson.

En la enfermedad de Parkinson, la inestabilidad postural es uno de los síntomas que más afectan la calidad de vida por ser uno de los principales causantes de una caída, sin embargo, existen factores externos a la enfermedad que pueden ocasionar una caída; obstáculos físicos, tales como alfombras, suelos irregulares, muebles, entre otros.

Dentro de los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson se encuentran la rigidez, la inestabilidad postural, lentitud de movimiento que en muchas ocasiones se traduce en alteraciones de la marcha, en conjunto, estos síntomas motores contribuyen al incremento de un riesgo de caída.

En la Enfermedad de Parkinson es común notar cambios en la postura, se suele notar encorvamiento, lo cual causa que el centro de gravedad se vea alterado y con ello el equilibrio en actividades básicas como levantarse de una silla, cambiarse, girar bruscamente o al ir caminando y pretender realizar otra actividad a la vez.

Existen medidas que pueden ser tomadas para disminuir el riesgo de una caída.


Acérquese a su equipo de salud.

Como primer paso el equipo de salud podrá evaluar el riesgo individual de caídas de acuerdo a su condición física y a los síntomas que se estén presentando, así como la relación de algunos fármacos que pudieran causar somnolencia o fatiga, además de realizar las pruebas requeridas para definir si existe un riesgo de caída y si es necesario el uso de algún aditamento para la marcha.

Realice algunas modificaciones en casa.

• Evite la colocación de alfombras.
• Coloque aditamentos en el baño para que faciliten la movilidad.
• Evite colocar muebles que obstruyan el paso.
• Si tienen escalones o desniveles en casa, coloca barandales y si es necesario puedes adaptar una rampa.
• Utilice iluminación adecuada.

Iniciar un programa de ejercicio

Un programa de ejercicio físico personalizado dirigido a la prevención de caídas permitirá disminuir la rigidez, aumentar el rango de movimiento, mejorar la postura y el equilibrio.

Ejercicios dirigidos a mantener la estabilidad postural mediante el enfoque en la actividad y el control motor, los cuales incrementan la consciencia corporal y el control de movimiento.

El programa de ejercicio deberá iniciarse después de haber realizado una evaluación previa para asegurar que será basado en los objetivos del paciente.

Prevenir una caída preservará el movimiento y sin duda incrementará la calidad de vida.

LFT. JESSICA BLANCO GALINA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .